Tarta de bautizo con osita

Es primavera y con ella llega el buen tiempo, el solecito, el olor a azahar, la Semana Santa, la Feria y también los bautizos, bodas y comuniones. Así que la tarta de hoy calienta un poco motores y encabeza lo que querría (a ver si lo consigo) que sea un buen conjunto acerca de estas celebraciones que tanto me gustan, se pueden hacer taaantas elaboraciones bonitas, conjuntadas… mmm!

Celia, la madrina de Adriana, quería regalarle esta tarta a su ahijada y su familia para celebrar su bautizo. Estuvo preguntándome e implicándose al máximo en el diseño de la tarta. Tenía claro dos cosas: color rosa y de topper un osito. Así que bajo estas premisas, me puse manos a la obra, Pinterest para arriba y para abajo, inspiraciones varias y así surgió esta tarta de dos pisos de no me acuerdo qué!! Hace ya varios meses de este encargo y con tanta receta, tanto bizcocho y tanto tiempo ocupado me resulta imposible. Seguro que era de algo rico, eso sí :-)

osito tarta bautizo

 

Celia me permitió añadir algún color más a la tarta y yo añadía el gris. Creo que esto hace que la tarta se vea mucho más armoniosa y menos aburrida que en bicolor.

Para acompañar a la osita modelé también algunas estrellas, lunas y nubes… tiernecito total para una bebé. Además estrellitas, una corona y algún que otro detalle más. Todo en pasta de azúcar. El piso superior se completaba forrándolo con papel de azúcar y un lazo estrecho. En el piso grande, el bajo, coloqué la inicial en vez del nombre completo. Adriana es un nombre que me encanta pero para la idea que tenía en mi cabeza me pareció que con demasiadas letras. La inicial me resultó más elegante. También en la base un lazo gris pero al que le coloqué otro encima de encaje. ¿Os gusta?

Tarta bautizo niña

 

Y como no podía faltar en una de mis tartas para bebé… purpurina comestible!

Feliz final de semana laboral. Deja algún comentario si te apetece, a mi me encantará leerte.

Hasta pronto.

Tarta Aviones Disney

Otra vez aquí y otra vez con una tarta infantil, esta vez para Nicolás. Un rubio precioso mitad alemán, mitad español. Escribiendo lo que escribo bien podría tratarse de mi peque, pues comparten nombre, color de pelo y nacionalidad doble. Qué coincidencia!! pero no, éste Nico es todo un hombrecito y cumplió 4 añazos! Sus grandes pasiones son los aviones, coches, motos y cualquier vehículo con ruedas pero su mami pensó que una tarta sobre su peli favorita le haría una gran ilusión.

Era un bizcocho de chocolate ¡muy alto! con dos capas de relleno de buttercream de Nutella. Todo un clásico.

Tarta Aviones Disney

Elegí un tono celeste bien suave para el fondant que cubría la tarta para simular el cielo y añadí algunas nubecitas en 3D que me encantaron cuando las vi en un tutorial en Pinterest (otros de mis vicios). Son muy fáciles de hacer y el resultado es precioso, no creéis? Tan solo hay que hacer pequeñas bolitas de fondant que iremos superponiendo según la forma que queramos que tenga nuestra nube y ya por ultimo cubrirlas con un fina capa de fondant y listo! Además, decoré con algunas estrellitas de pasta de goma. De pasta de goma también estaba hecho en su totalidad el topper de Dusty, el prota de la peli. 100 % comestible tuve que modelarlo con varios días de antelación para asegurarme de que las alas estuvieran secas por completo cuando la fuese a colocar sobre la tarta y aguantásen en posición modo vuelo. No obstante y como no me fiaba, sobre todo por el transporte, las apoyé en las nubecitas y así mi angustia era menor. Ayyyy! cuánto sufro con el transporte de una tarta. Cuando la entrego mi marido dice que se me cambia la expresión de la cara, jaja y no me extraña que se me note porque de verdad que sufro pensando que todo el trabajo se venga abajo por un bache en la carretera o algo así y lo que es peor, que la persona que espera la tarta con ilusión no la disfrute. Pero bueno, me dejo de catastrofismo que en vez de la psicóloga parezco la paciente. 

Topper Dusty Aviones Disney

También utilicé papel de azúcar para poner el nombre del cumpleañero y es que mientras más uso este material, más me gusta. Tiene tantas posibilidades! Ahorra un trabajo enorme y por si fuese poco, el resultado es impecable. ¿Qué más se puede pedir? Vamos que pienso yo que es como si ahora nos dijeran que el chocolate no engorda, es buenísimo para el organismo y encima te modela la figura ;-)

Para completarla, un lacito rojo muy fino en la base y lista.

Espero que os guste. Buen fin de semana a tod@s!

 

Tarta Peppa Pig con oblea y galletas con papel de azúcar

Peeeeppa Pig!!! Peeeeeppa Pig!!! Seguro que los que tenéis peques de 3 ó 4 añitos en casa sois perfectamente capaces de ponerle melodía a este nombre. Y es que esta familia de cerditos se cuelan en la tele, en nuestros móviles y  también en las tartas de Dulzoterapia;  ya es la tercera sobre Peppa que subo y es que ella es tan adorable, verdad? Ésta de hoy es la que la mamá de Irene me encargó para celebrar sus 4 añitos. Irene celebró su cumple con otra amiguita, Martina, que eligió otra tarta pero no de Peppa, sino de Frozen, otro clásico infantil!! pero que os mostraré otro día.

Esta vez no hubo fondant, me dieron a elegir la opción que yo viera más apropiada pero con esa condición, así que pensé que una oblea permitiría decorar a la vez que daba la posibilidad de optar por cualquier tarta de cumpleaños que quisiera. La elección final fue un layer cake de chocolate blanco relleno de buttercream de fresa de ese que me dicen sabe a petit suisse.

Tarta Peppa Pig con oblea

La receta de este layer cake lo saqué del blog de Bea Roque (dónde si no?) para layer cakes y bundt cakes es infalible!! (bueno y para qué no es infalible esta mujer???) Yo solo tuve que doblar las cantidades de su receta para ajustarla a las proporciones que necesitaba para mi tarta.

Ingredientes (para tres planchas de bizcochos de 23 cm):

250 g de chocolate blanco

340 ml de leche

120 g de azúcar moreno claro

450 g de azúcar blanca

200 g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)

4 huevos

430 g de harina

2 ctas. de levadura en polvo

Una pizca de sal

Elaboración:

Precalentar el horno a 170º sin aire.

Tamizar la harina junto con la levadura y la sal. Reservar.

Calentar la leche con el chocolate troceado, todo el azúcar moreno y 170 g del azúcar blanco. LLevar a ebullición removiendo constantemente para que no se nos pegue. Reservar.

Batir la mantequilla con el resto del azúcar blanco, hasta que blanquee y quede esponjosa (esto te llevará varios minutos dependiendo de la cantidad de ingredientes-si haces mis proporciones más- y de la batidora que uses)

Mezclar la harina tamizada con lo anterior e integrar, sin batir, sólo mezclando con una espátula o similar.

Poco a poco añadir la mezcla del chocolate. Mezclar nuevamente hasta que ya esté todo integrado homogéneamente.

Repartir la mezcla en los tres moldes, previamente preparados con spray desmoldante o con mantequilla+harina y además forrada la base con papel de horno. Es imprescindible hacer ambas cosas, sí!! creedme que yo la he fastidiado más de una vez… agggg! Para que cuando cortéis la tarta quede nivelada y no un bizcocho más grueso que los otros, es recomendable pesar la masa y repartir en los tres moldes de forma exacta, así os quedará perfecta también a la vista.

Hornear unos 25 minutos aproximadamente (según el horno)

Desmoldar aún estando tibios y colocar en rejillas para que terminen de enfriarse por completo.

Envolver en film y preparar el layer cake al día siguiente para que la miga asiente y esté más manejable y poder trabajar mejor (incluso hay quien los mete en el frigo para el mismo fin, aunque yo no lo hago).

Es una lástima no tener foto del corte de la tarta, taaaaan conjuntada con el relleno rosa, que como comentaba antes, fue una buttercream de fresa muy sencilla.

Ingredientes (para rellenar y cubrir el layer cake):

300 g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
350 g – 400 g. de icing sugar (según la consistencia que prefiráis)
2 ctas. de pasta de fresa 

Para elaborarla solo hay que tamizar muy bien el icing sugar y batir con la mantequilla durante varios minutos hasta que estén ambos ingredientes bien integrados y resulte una mezcla esponjosa. Ese es el momento de añadir la pasta de fresas. Volver a batir para integrarla y lista!

Tarta Peppa Pig con oblea

La colocación de la oblea es muy sencilla porque se quedará bien pegada gracias al buttercream. La única precaución que os puedo decir es que la superficie de la tarta debe estar bien lisa para que en la oblea no resulten bultos que puedan afear la tarta. Para aportarle brillo al dibujo pincelé con cuidado sobre la oblea un poco de piping gel y para terminar de decorarla utilicé algo que tenía muchas ganas de usar y que tengo siempre a mano pero que curiosamente, solo uso para postres de casa para mis peques: fideos de colores!!! ¿Hay algo más sencillo que esto? Personalmente creo que a esta tarta le iban muy bien. Le aportaban color y justo el toque infantil que quería. Caja galletas Peppa Pig

Y para las galletas poco tengo que contar. Este encargo fue prácticamente de un día para otro, con el agravante de que eran bastantes unidades, así que lo más rápido y no por eso peor era utilizar papel de azúcar. Lo encargué tal cual.

Galletas Peppa Pig

Eran nuevamente galletas de mantequilla (podéis ver la receta aquí) a las que di diferentes formas. Para presentarlas: bolsitas de celofán, lacito y una gran caja rosa fucsia. Galletas Peppa Pig

Galletas Peppa Pig

Y hasta aquí la entrada de hoy, espero os haya gustado. Deseando estoy de que me lo contéis por ahí abajo :-)

Te vendrá bien saber:

- El azúcar moreno claro es una pijada de los anglosajones y que las reposteras españolas hemos adoptado ya. Si la repostería no te quita el sueño te vale el azúcar moreno habitual para esta receta (quizás no tanto para unas galletas porque el grano es muy grueso). Pero si eres como yo y quieres conocer más sobre esto aquí dejo información al respecto: http://denikatessen.blogspot.com.es/2011/02/azucar-moreno-casero.html y aquí también: http://www.elrincondebea.com/2011/02/imprescindibles-xii-terminos-reposteria-ingles-espanol.html

- El piping gel es un gel comestible, transparente y de aspecto parecido a la gelatina. Se usa mucho en repostería para conseguir acabados de brillo, acuosos, etc. Cuando está seco no endurece aunque queda algo más firme.

- El icing sugar es un azúcar muy parecido al azúcar glass pero algo más fino. Para buttercream, glasa real y otras preparaciones es muy recomendable ya que da un resultado más sutil. No obstante, para mi solo es estrictamente necesario para la glasa de decoración de galletas, para que no se atasque la boquilla de la manga pastelera, para esta receta el azúcar glass os servirá igualmente :-)

- Si no tenéis pasta de fresa podéis usar mermelada, aunque las cantidades de ésta serán algo mayor porque su sabor es menos concentrado. Y además, con esta misma receta de buttercream podéis hacer otras tan solo cambiando el sabor de la mermelada o de la pasta. Hay mogollón de ellas. Imaginación al poder!

Galletas “psicológicas” y un bizcocho para papá

El pasado mes de Octubre mi padre cumplió 65 estupendos años y digo estupendos porque cualquiera que lo conozca sabe lo bien que se conserva. No solo conserva juventud en su aspecto físico sino también en lo que es mucho más importante, sus ganas de comerse el mundo y disfrutar cada día como si fuera el último. Un café por la mañana, un documental en la tele, un chiste vía Whatsapp, cocinar a fuego lento, un día de playa, un paseo por el centro, una partida de Trivial en la sobremesa, un encuentro con un antiguo alumno o simplemente con algún vecino… cualquier cosa lo hace feliz. A mis 34 años aún no he conocido a nadie capaz de pasarlo bien con todo y con todos. Para él cualquier momento es bueno para reír, disfrutar y valorarlo como un regalo del destino.

El siempre me ha dicho que coleccione algo, que siempre tenga algo entre manos que llene mi día a día pero no del todo, para que cada mañana pueda tener esa chispa, ese empuje para terminar la colección, así que en cierta medida, hago repostería también por él. La repostería creativa es mi chispa, ese motorcillo que me hace tener la mente ocupada en algo agradable, que está ahí después del trabajo y en cada uno de mis huecos libres. La inmensidad de ingredientes, las novedades en accesorios y el sinfín de elementos que este hobby tiene.

Galletas psicológicas

¿Por qué galletas psicológicas para alguien como él, para alguien feliz de serie? Pues básicamente por dos motivos:

1.- Porque soy psicóloga y no puedo evitarlo aunque me meta en la cocina.

2.- Porque la felicidad de mi padre es una felicidad trabajada, es real, muy real, pero trabajada. Estoy convencida que casi cada día se mira al espejo y echa atrás todos los miedos que tiene de forma muy consciente. 

Así que pensé que con este detalle le resultaría más fácil esa rutina diaria. Porque las cosas en compañía resultan más fáciles y bonitas. Utilicé nuevamente esta receta de galletas de mantequilla que os mostré hace ya tiempo y decoré con papel de azúcar.

Galletas psicológicas

Además, le preparé un bizcocho. Uno sencillo y rico para que lo disfrutara junto con un vaso de leche antes de dormir frente a la tele como a él le gusta.

Elegí un bizcocho marmolado con el centro de chocolate y el resto aromatizado con un poco de harina de almendras que tenía sobrante de otra receta y que dejaba un regusto especial como sólo las almendras dan… mmm! me encantan!

Bizcocho marmolado

Como veis, lo más llamativo de este bizcocho es que pareciera que hubiésemos repartido perfectamente ambas masas y no, nada más lejos de la realidad. Es algo mucho más sencillo. Vamos con la receta y quedará claro :-):

Ingredientes (para un molde de cake de 20 cm):

100 g de harina

100 g de mantequilla sin sal

150 g de azúcar

2 huevos (a temperatura ambiente)

50 g de almendras molidas

10 g de levadura en polvo

Y además:

Un bizcocho de chocolate horneado en un molde alargado tipo cake

Un cortador de galletas con la forma que más os guste

Elaboración: 

Engrasar el molde con spray desmoldante o mantequilla y harina para poder desmoldarlo después sin problemas.

Cortar el bizcocho de chocolate en rebanadas del ancho del cortador. 

Con el cortador sacar por cada rebanada la forma del mismo

Colocar los trozos cortados a lo largo del molde.

Preparar la masa del bizcocho al toque de almendras:

Precalentar el horno a 160ºC.

Tamizar la harina junto con la almendra molida y la levadura. Reservar.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee y aumente bastante su volumen.

Añadir los huevos de uno en uno, sin agregar el siguiente hasta que el anterior esté bien integrado, unos 20 segundos para cada huevo aproximadamente.

Incorporar la harinas reservadas. Mezclar y volcar la mezcla resultante en el molde.

Introducir en el horno durante 50 minutos aproximadamente o cuando al introducir un cake tester o similar, éste salga limpio.

Dejar reposar en el molde hasta que podamos desmoldarlo sin quemarnos y enfriar totalmente en una rejilla.

¡Qué os aproveche!

Te vendrá bien saber que: 

 -El bizcocho de chocolate podéis hacedlo en casa o comprarlo directamente y ahorrar tiempo y trabajo. En el blog de Kanela y Limón podéis ver el que ella usó (uno de la Tía Mildred) y un magnifico paso a paso, lleno de fotos preciosas y casi comestibles… mmm! me encantan sus trabajos.

-La forma que yo elegí para el centro es muy básica pero quedan muy bonitos con cortadores más especiales: una flor, una estrella… podéis elegirlo según la ocasión. Mi ocasión era regalar equilibrio y un cuadrado de caras iguales, rectas… para mi lo era ;-)